Campus Santiago


“Los estudiantes asisten a una capacitación previa y son plenamente voluntarios, ya que sólo reciben una remuneración simbólica que es más que nada para pagarse el traslado. Es una gran oportunidad para ellos de vincularse con el entorno, de reconocer el patrimonio y conseguir un bagaje aprendiendo a presentarlo, además que les dan un certificado que les sirve para su currículo. Es un trabajo muy intenso en el que se ven obligados a solucionar problemas y poner en práctica las competencias que han adquirido durante su paso por la universidad. Y también hay un tema de compromiso asociado, de responsabilidad, porque siempre van todos los que se inscriben, lo cual es algo muy valioso ya que participar es una iniciativa personal de cada uno de nuestros estudiantes, puesto que no es una actividad obligatoria o que esté asociada a alguna asignatura”, explicó Claudia McGuire, coordinadora académica de GTC-Santiago.
Los alumnos que este año participaron como anfitriones y guías en los edificios ya señalados fueron Carol Rodríguez, Rocío Salinas, Christian Monsalve, Javiera Cuevas, María Paz Poblete, Paula Inostroza, Paulina Salgado, Daniela Garrido, Coral Campos y Brandon Castillo.

Campus Santiago

Universidad de Valparaíso