Campus Santiago

Guzmán destacó que las pensiones están consideradas como un derecho humano y, desde esta perspectiva, los principios inspiradores de la nueva propuesta son la solidaridad, la igualdad o no discriminación y la sustentabilidad. En ese sentido, considera un fondo de reserva técnico para hacerle frente a la variabilidad de los ciclos económicos.

En lo medular, la Coordinadora propone un nuevo sistema, de reparto, solidario y con financiamiento tripartito de trabajadores, empresas y Estado, que reemplace el actual sistema de capitalización individual de las AFP.

“Podemos aumentar significativamente las pensiones y asegurar que incluso en un mundo en crisis permanente vamos a poder pagar pensiones hasta el 2100. Esta propuesta y los estudios que la acompañan la hemos compartido con muchos especialistas, incluso con partidarios de las AFP, y hasta ahora ninguno nos ha dicho que los cálculos estén mal hechos”, afirmó el economista de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Explicó que en el nuevo modelo incluso quien no ha cotizado recibiría como base el equivalente al sueldo mínimo y la pensión se incrementaría de acuerdo a los montos y años cotizados. “A medida que se cotiza más, las pensiones serán más altas”, dijo. Para ello, se toma como referencia “el salario real de los últimos diez años y a eso le aplicamos una tasa de reemplazo. El sistema se compromete a pensiones mínimas garantizadas”. Asimismo, contempla mejoras incluso para las personas que ya se pensionaron.

De modo que se trataría de un cambio estructural respecto de la actual situación, donde “una vez que se implante este sistema, se acaban las AFP, pasamos a otra figura institucional de administración, sin fines de lucro y pública, y no hay más cotizaciones para el fondo de cotización individual”, explicó el representante de la Coordinadora.

En la evaluación financiera de la propuesta se utilizaron parámetros muy conservadores en cuanto a crecimiento de la economía y salario mínimo. También se calculó que el fondo de reserva técnico obtenga una rentabilidad de 2,5% anual.

Diagnóstico

En el diagnóstico sobre el actual sistema de AFP, Guzmán aseguró que ha beneficiado principalmente a los grandes grupos económicos, los cuales han accedido “a un maná de capital continuo, fresco y barato”. Por el contrario, ha sido muy negativo para los cotizantes.

Por una parte –arguyó- no se han cumplido las promesas de tasas de reemplazo del orden de 70%. Es más, “actualmente en promedio las personas que se jubilan reciben alrededor de 1/3 respecto de su último sueldo”. Y recordó que el diagnóstico de la Comisión Bravo (que en su momento convocó la Presidenta Bachelet) fue “lapidario” en cuanto a que en los “próximos 5 a 10 años se reducirá al 20% y luego al 15%”.

A esto se le suma que el sistema de AFP agrava el problema de los ingresos bajos, es muy discriminador con las mujeres y está expuesto a los vaivenes del mercado bursátil, que pueden mermar gravemente los fondos. Como ocurrió, de hecho, durante la crisis financiera global de 2007-2009 cuando “se perdió un tercio de todo lo ahorrado por los trabajadores en Chile”, explicó Guzmán.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores NO+AFP es una organización fundada en junio de 2013 por diversas organizaciones sindicales de los sectores público y privado.

 

Campus Santiago

Universidad de Valparaíso