Campus Santiago

  • Inicio
  • Noticias
  • Expertos de Argentina y Chile analizaron transformaciones económicas de China

Expertos de Argentina y Chile analizaron transformaciones económicas de China

Una alta concurrencia de estudiantes tuvo el conversatorio “Claves de las transformaciones económicas de China: desde la imitación hacia la innovación”, que se realizó en el Campus Santiago de la Universidad de Valparaíso y que fue organizado por las escuelas de Administración Pública y Negocios Internacionales. 

Sobre el escenario económico actual, se planteó que el progreso chino desafía la hegemonía de Estados Unidos. Por ende, más que una guerra comercial, se trata de una guerra tecnológica. 

En la actividad participaron el doctor Gonzalo Ghiggino, investigador del Centro de Estudios Globales de la Universidad de Shanghái; Dr.(c) Santiago Bustello, investigador del Centro de Estudios de Asia Pacífico de la Universidad de Fudan; y los maestros Mauricio Benítez, director de Chile-China Country Desk en BDO; y Andrea Mella, coordinadora cultural del Centro Regional de Institutos Confucio para América Latina. 

El evento permitió conocer las distintas fases de desarrollo de China en las últimas décadas y comprender mejor sus políticas de Estado con una mirada estratégica de largo plazo. La situación del país en 1980 era comparable, en cuanto al PIB, a algunos países africanos. Actualmente, en cambio, es una las mayores economías del planeta (segunda después de Estados Unidos, de acuerdo al ránking 2018 del FMI) y está pasando de ser fabricante de manufacturas a productor de tecnología.

Del análisis se concluye que “las transformaciones económicas de China no se produjeron al azar, sino que detrás de ellas vemos al Estado con políticas de desarrollo de largo plazo”, sostuvo Ghiggino. 

En pocas décadas, de hecho,  se implementaron sucesivas reformas económicas que llevaron a China a crecer a tasas incluso por sobre dos dígitos como la apertura a la inversión extranjera directa, las alianzas estratégicas entre empresas chinas y de otros países, o su  ingreso a la Organización Mundial del Comercio, OMC, entre otras.

Un factor cultural central que ha contribuido al desarrollo chino es su pragmatismo para imitar lo bueno, introducir variaciones y luego ser capaz de innovar completamente.

Andrea Mella lo resumió en una frase de uso común en China: “Para aprender caligrafía primero tienes que copiar a los maestros, hasta tener la autoridad para innovar”.

Efectivamente, en el gigante asiático se ha observado este proceso. Por ejemplo, en la industria de los teléfonos inteligentes donde ha evolucionado desde ensamblar otras marcas a tener las propias que apuestan por innovadoras soluciones de inteligencia artificial (tales como Huawei o Xiaomi).

Guerra tecnológica 

Los expertos también abordaron las razones de fondo de la “guerra comercial” entre Estados Unidos y China. Para Santiago Bustello esta situación obedece principalmente a que “el progreso y el avance chino en innovación tecnológica amenaza la hegemonía estadounidense” en este ámbito. Por lo tanto, a su juicio, en realidad se trata de una “guerra tecnológica” más que comercial.

Mauricio Benítez acotó que la estrategia China 2025, liderada por el presidente Xi Jinping, también considera que las empresas chinas se internacionalicen, comprando compañías, estableciendo alianzas o invirtiendo en otros países y de esta forma acceder especialmente a materias primas que necesitan para su desarrollo.

Otro aspecto que analizaron los especialistas argentinos (Ghiggino y Bustello) y chilenos (Benítez y Mella) se relacionó con las oportunidades que la nueva etapa china ofrece para nuestro país y Latinoamérica. 

En el caso de Chile, por ejemplo, consideraron que el país tiene claras opciones para convertirse en un hub o plataforma de China para la región, generar alianzas con empresas de ese país y propiciar la transferencia tecnológica. 

Benítez dijo que este fenómeno ya se empieza a observar con fuerza. Algunos ejemplos recientes son la adquisición del 24% de SQM por parte de la china Tianqi Lithium (por más de  4 mil millones de dólares) o la adjudicación del proyecto para la construcción del embalse Las Palmas (China Harbour Engineering Company, CHEC).

El doctor Andrés Bórquez, profesor de la Escuela de Negocios Internacionales y moderador del evento, sostuvo que Chile no puede dejar pasar la oportunidad de la nueva etapa de crecimiento de China basado en la innovación y en la internacionalización de empresas. Así podría beneficiarse no solo de la "transferencia tecnológica" de empresas chinas, sino también abrirse a la posibilidad de "producir tecnología para toda la región". 

Sobre los desafíos ambientales por el cambio climático, se indicó que China está jugando un papel relevante en la expansión de tecnologías de energías limpias e impulsando la electromovilidad. Con estos desarrollos puede, por un lado, aminorar los efectos de la contaminación de sus propias ciudades y, al mismo tiempo, exportar esta tecnología al resto del mundo. De hecho, se recordará que recientemente llegaron a nuestro país buses eléctricos para el Transantiago que provienen del gigante asiático.

Esta conversación, que incluyó un activo diálogo con los asistentes, fue presentada por el profesor Félix Fernández de Administración Pública. 

 

Campus Santiago

Universidad de Valparaíso