Campus Santiago

  • Inicio
  • Noticias
  • INI
  • Escuela de Negocios Internacionales realiza en Santiago Primer Seminario Born Global Challenge

Escuela de Negocios Internacionales realiza en Santiago Primer Seminario Born Global Challenge

Estudiantes de Ingeniería en Negocios Internacionales del Campus Santiago de la UV organizaron el “Primer Seminario Born Global Challenge”, actividad que contó con las exposiciones del doctor en Economía y Empresas Christian Cancino, el co-fundador de SimpliRoute.com Alonso Olate, y el jefe de Administración y Finanzas de SWT Prodalysa, Máximo Oliva.

El encuentro también consideró un “Demo Day”, una instancia para que los potenciales emprendedores pudieran compartir sus ideas de negocios y recibir retroalimentación de representantes del ecosistema de emprendimiento en la capital.

Los expositores coincidieron en que “las puertas están abiertas”, especialmente en los mercados emergentes, para emprendimientos e innovaciones que solucionen problemas, atiendan nuevas demandas o mejoren procesos.

Cancino destacó que las micro, pequeñas y medianas empresas tienen que aprender a pensar más globalmente, ya que “el 70% de los empresarios en Chile no ven oportunidades para hacer crecer su negocio en el mercado internacional”. Esto demuestra que “hay un problema de mentalidad, pareciera que no nos gusta exportar”, añadió.

Esta situación resulta paradójica considerando que, según datos de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), “Chile tiene 26 acuerdos comerciales con 64 mercados, que representan el 63% de la población mundial y el 86,3% del PIB global”.

El académico de la U. de Chile y de San José State University contextualizó que las empresas se mueven hoy en una economía mundial que ha “normalizado” un crecimiento a tasas moderadas y que no está exenta de tensiones debido, principalmente, a medidas proteccionistas por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y descontentos sociales en países desarrollados a raíz del aumento en el costo de la vida.

Con todo, dijo, las firmas chilenas de menor tamaño tienen buenas oportunidades en el comercio internacional para productos distintos del cobre, dado que hay países que continúan expandiendo fuertemente sus economías por sobre el promedio, tales como India, China, Indonesia, Filipinas, entre otros. En China, ejemplificó, se calcula que la clase media es de unos 600 millones de personas.

Cancino comentó que no se trata solamente de ir a vender a otros mercados como Asia, Europa o Estados Unidos, sino también a buscar financiamiento y sobre todo a generar redes. Cuando se inicia este camino, el economista recomendó acercarse a las agencias gubernamentales que promueven la internacionalización de empresas.

Mejorar las rutas

Los asistentes al seminario escucharon los relatos de ejecutivos de dos empresas chilenas, en distintas etapas de su ciclo de vida, que ya lograron internacionalizarse. Aunque operan en distintos sectores, ambas detectaron un problema y propusieron una manera innovadora de solucionarlo.

Uno de los fundadores de SimpliRoute.com, Alonso Olate, explicó que esta iniciativa consiste en una plataforma que permite planificar y hacer más eficientes las rutas de despacho de productos.

Los socios observaron que la “logística es muy arcaica en nuestros países” y que el “problema del ruteo es global”. A ello se sumó la positiva experiencia de un proyecto de software que Álvaro Echeverría -otro de los fundadores junto a Eyal Shats- había desarrollado en el departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Chile y que permitió optimizar las rutas para Bomberos de Santiago.

Sodexo fue la primera empresa que confió en el proyecto y actualmente este negocio cuenta con una cartera de 120 clientes en 13 países. Además, SimpliRoute.com logró levantar recursos en Estados Unidos para seguir creciendo.

Olate sostuvo que existen muchos fondos en Chile y en Latinoamérica para comenzar un emprendimiento. Pero advirtió que no se trata de creerse un “rockstar”, porque “las ideas por sí solas no funcionan: tienen que ser bien ejecutadas”, enfatizó. Otros ingredientes necesarios son tener “energía, porque es una actividad muy demandante”, resiliencia para saber levantarse ante el fracaso, enfocarse y no tratar de hacerlo todo; y trabajar bien en equipo.

Endulzante natural

La presentación del jefe de Administración y Finanzas de SWT Prodalysa, Máximo Oliva, se inició con la exhibición de un video en el cual los fundadores de esta empresa -Javier Sáinz, John Alarcón y Pedro Sáinz- contaban su experiencia.

Esta compañía procesa la estevia de manera orgánica y natural (sin uso de químicos y purificada solo en agua) y la convierte en endulzante para la industria alimenticia.

El ejecutivo recalcó que este negocio, que se inició hace doce años, nació de un objetivo social: combatir la obesidad que es un problema global y que en Chile afecta a dos tercios de la población, ya que “un emprendimiento no puede estar inspirado solo en ganar dinero”. Asimismo, SWT Prodalysa instaló en el mercado una alternativa a los endulzantes artificiales que han sido vinculados incluso a riesgos cancerígenos y encontró una forma de reutilizar las hojas residuales, por sus cualidades antioxidantes, para usarlas como complemento de la alimentación animal.

Oliva aclaró que no basta con declarar que se es una empresa saludable o respetuosa con el medio ambiente. “Los mercados internacionales piden que se demuestre lo que se dice con certificaciones”, puntualizó.

Actualmente, la compañía está presente en 17 países de cuatro continentes, lo que equivale a que un millón de personas al día consumen productos endulzados con su estevia, por ejemplo. En su proceso de internacionalización buscaron socios estratégicos en Estados Unidos y México.

El jefe de carrera de Ingeniería en Negocios Internacionales en el Campus Santiago Daniel Ferreira, puso de relieve que este tipo de seminarios permite visualizar las oportunidades que tiene Chile como una economía abierta. Sostuvo que los profesionales de esta carrera “tienen todas las posibilidades para ayudar a futuros emprendedores o ustedes mismos ser aquellos emprendedores que determinen desde su génesis exportar productos o servicios a mercados distintos del nuestro”.

 

 

 

Campus Santiago

Universidad de Valparaíso